Semillas de Conciencia para Un Mundo Mejor

Ley de la Afinidad

Ley de la Afinidad

«Mientras no comprendáis el secreto mágico de la ley de afinidad, jamás lograréis producir grandes transformaciones en vuestra vida psíquica. Cada sentimiento que experimentáis es de una naturaleza determinada y, en virtud de la ley de afinidad, despertará fuerzas de la misma naturaleza que él en el espacio, y estas fuerzas se dirigirán hacia vosotros. Si vuestro sentimiento es malo, atraeréis influencias negativas; si es bueno, atraeréis bendiciones. Es así como podréis extraer todo lo que deseáis de los grandes depósitos del universo, a condición de emanar, de proyectar pensamientos y sentimientos de igual naturaleza a lo que deseáis. Estos pensamientos y estos sentimientos determinan totalmente la cualidad de los elementos y fuerzas que serán despertadas muy lejos, en algún lugar del espacio, y que tarde o temprano llegarán hasta vosotros. La ley de la afinidad es la clave más grande de la realización espiritual.«

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta

 

LECCIONES DE UNA MAMÁ ÁRBOL

LECCIONES DE UNA MAMÁ ÁRBOL

La naturaleza es sorprendente, nunca deja de maravillarme su capacidad para dormirse en el invierno y renacer en la primavera, despertando fuerzas que solo ella sabe de dónde vienen. Los que observamos desde “afuera”, podemos creer que un árbol que ha perdido todas sus hojas, cuya corteza se ve seca y con ramas frágiles está muerto, hasta que de repente empiezan a salir pequeños brotes verdes y el ciclo de la vida vuelve a comenzar para demostrarnos la fuerza poderosa que produce la adaptación “dentro” a las condiciones de “afuera”.

Esta es la historia de la relación con un árbol especial, que capturó mi atención un otoño en Madrid por su belleza y que luego me ha dado muchas lecciones para compartir: un hermoso Gingko Biloba que suele acompañarme en mis meditaciones en el parque…

Ya es sorprendente que esta especie de árbol sea la única que sobrevivió a la bomba de Hiroshima y que tenga muchas propiedades medicinales vinculadas a la circulación y el Sistema Nervioso, pero no es lo único curioso. Su especie posee árboles hembras y machos, que además se distinguen por la forma de las semillas, detalle que no es frecuente en la naturaleza. Sentada a su sombra encontré los pequeños frutos en el piso que llamaron mi atención, parecidos a ciruelas y con un olor desagradable; después descubrí que la misma naturaleza se encarga de que esa fruta sea el mejor abono para que germinen las semillas, cuya cáscara dura se ablanda después de pasar el invierno dentro del suelo pudriéndose con la humedad y la temperatura que se genera bajo la capa superficial de la tierra. La pulpa, la tierra alrededor y la protección de la madre árbol constituyen el útero perfecto para que las pequeñas semillas despierten su potencial durante los meses del invierno, de manera que al llegar la primavera ya se pueden ver pequeños brotes de raíces profundizando dentro de la tierra.

La estación avanza, y al llegar el verano ya los tallos emergen del suelo con valientes hojas diminutas, unos más grandes que otros y algunos creciendo alejados de la mamá árbol, lo que les permite tener probablemente una mejor nutrición. No todas las semillas prosperan por igual, no todas las condiciones de agua, luz, y alimentación son iguales, y mamá Gingko con su ejemplo me hace reflexionar sobre la maternidad/paternidad y los “hijos” que traemos al mundo.

Somos producto de muchas generaciones de humanos que nacieron y crecieron con condiciones diferentes en “el terreno” de la vida. Muchos de nuestros antepasados tuvieron que pasar por guerras, hambrunas, conquistas, inmigraciones, enfermedades, largos inviernos y seguramente heridas emocionales que les llevaron a desarrollar la capacidad de adaptación a las circunstancias externas, produciendo hombres y mujeres con una “dura corteza” exterior que les permitiera sobrevivir y pasar la fuerza de la vida a “sus propias semillas”.

Y aquí estamos nosotros, todos diferentes a pesar de provenir de un mismo árbol, cada uno con las características interiores y exteriores que nos hacen únicos e irrepetibles. Es probable que como seres humanos actuales, en otra etapa de la conciencia, ya no necesitemos de la “corteza dura” de los antepasados, y precisemos más bien de dejarnos ablandar con un poco de agua, abono y el calor de la Madre para despertar en nosotros un potencial y una fuerza diferentes. Esos elementos alquímicos provienen del estudio, el conocimiento, la meditación, la oración, el “darse cuenta”, el servicio desinteresado, en resumen, de la Consciencia.

Todos poseemos la capacidad de “ser semillas” para futuras generaciones, aunque no todos tengamos la capacidad de engendrar hijos, pues la vida no solamente se pasa a través del parto ni la siembra tiene que ver únicamente con ser padres.

Mamá Gingko es sabia, resiliente, generosa. De todas las miles de semillas que produce cada año, ¿Cuántas se podrán convertir en árboles que produzcan oxígeno y medicinas? Ella solo hace su mejor esfuerzo por producirlas. Da lo mejor de sí para contribuir a esa maravilla que es la Madre Naturaleza y cumple con su parte año tras año, estación tras estación. En otros lugares hay sembrados muchos Gingkos machos, árboles medicina cuyas funciones serán igualmente valiosas aunque diferentes.

Somos hombres y mujeres Sembradores de Semillas en cada acción, cada palabra, cada producto de nuestro pensamiento y nuestro quehacer que lanzamos al mundo exterior, y aunque no todas llegarán a suelo fértil o tendrán las condiciones para prosperar, se hace imprescindible que tomemos la responsabilidad por lo que producimos, porque nuestras semillas se pueden transformar en árboles, y éstos en nuevas semillas, y la cadena continúa produciendo a una humanidad que cada vez tiene una crisis de sentido más profunda y una enorme necesidad de que todos cambiemos la calidad de lo que aportamos.

Son Semillas no sólo nuestros hijos, sino también nuestras actitudes de inclusión o exclusión, nuestra responsabilidad por los errores cometidos, nuestra capacidad de cambiar dentro de nosotros mismos todo aquello que no sea producto de la conciencia, los valores, el amor, y sobre todo, son semillas imprescindibles las acciones correctas para ayudar a otros a ser productores de buenas semillas.

Hemos recibido en nuestro ADN y en nuestra conciencia un paquete de creencias que necesitamos mirar, escoger, actualizar, porque la fuerza bruta que sirvió para establecer una cultura en condiciones difíciles ya en este mundo de hoy en día es obsoleta. Es imprescindible restablecer el equilibrio entre hombres y mujeres y mirarnos mutuamente con respeto, valorando lo que cada uno puede aportar para que esta civilización pueda evolucionar hacia un estado de conciencia más elevado, y no se destruya en medio de la guerra egoísta de unos pocos que todavía mantienen costumbres de la época de las cavernas.

Dentro de cada una de nuestras células están las memorias de lo bueno y lo malo, de lo que tuvo que suceder para que la vida llegara hasta nosotros en un fractal infinito, y por suerte poseemos la maravillosa capacidad de hacerlo consciente para poder elegir qué queremos seguir pasando a las futuras generaciones.

La lección más importante de Mamá Gingko es que siempre hace su mejor esfuerzo para lanzar las semillas lejos, esperando que la vida continúe y que prospere todo lo bueno que tiene para dar al mundo con cada una de ellas.

Es mi deseo que cada uno de nosotros haga lo mismo, y cumplamos nuestra parte con inmensa gratitud hacia la vida que nos llegó desde lejos.

 

Marcela Salazar González

 

POR LA MADRE TIERRA

POR LA MADRE TIERRA

Decía el Gran Jefe Seattle que lo que el hombre hace a la Tierra, se lo hace a sí mismo. Y así es. Ella es nuestro sustento, de ella viene el calcio de nuestros huesos y son sus lagos, la calma del sediento.  Hay espíritu en sus bosques y sus trinos, hay espíritu en el vino; en la carrera del jaguar el espíritu es velocidad y en la gacela el espíritu quizás sea, ofrenda del cuerpo eslabón de la cadena de la vida, en la que todo, todo, está indisolublemente unido.

El espíritu en los que aman y honran a la Madre Tierra, se manifiesta en un arco iris de actitudes que van desde la gratitud por el plato en la mesa, hasta la lucha por los derechos de los animales, las libertades o una legislación que detenga el cambio climático antes de dejar sin bandadas los cielos y sin ballenas los océanos. Se manifiesta también en una cruzada, igual de esencial, por elevar la consciencia, para que el hombre deje de ser lobo para el hombre y la hermandad sembrada por los profetas, se propague a lomos de los cuatro vientos.

Todo está indisolublemente unido y sujeto a las leyes del equilibrio. El Ártico ha estado en llamas y las columnas de humo se veían desde el espacio. Los expertos hablan de que las temperaturas alcanzadas este verano, jamás antes habían sido registradas. Hay un plan estructurado para frenarlo.

Hoy que aun arde Siberia, lleva 17 días en llamas el Amazonas; ella que es el pulmón mayor del planeta, ha perdido 500 millones de árboles en el último año. Quizás saberlo podría llevarnos a un compromiso sostenido con la vida, mayor aún, del actual.

Es posible ayudar de muchas formas. Firmando y /o donando para apoyar a Organizaciones serias que tienen un programa cabal para detener el cambio climático, (es interesante la propuesta de la ONG AVAAZ se adjunta al final).

Es posible ayudar meditando. Se quema el Amazonas y el Ártico se ha quemado, quizás podamos mirar a los ojos al verdadero desafío: asumir nuestro verdadero lugar como antenas del espíritu.  Hay espíritu en el vino y en los sauces que extienden sus ramas para acariciar al río. En nosotros el espíritu es la fortaleza del compromiso con la luz, que lleva a purificar el propio carácter meditando, sirviendo, trabajando día a día en dirección de la consciencia, para que la Vida que desea pasar a raudales a través nuestro, encuentre el cauce y pueda hacerlo.

PRIMERA PROPUESTA DE MEDITACION COMO SERVICIO

Podemos interiorizarnos, respirar hondo hasta sentir que el cuerpo y la mente están serenos y a continuación visualizar abundante lluvia sobre el Amazonas y Siberia. Visualizar la lluvia con gratitud – como si la respuesta a la plegaria por la lluvia ya hubiera sido escuchada -. Quizás antes de incorporaros a las actividades externas, podamos tomar consciencia de qué no hay, allá y acá para la vida, el oxígeno que en este instante respiramos viene de los bosques y las selvas.

SEGUNDA PROPUESTA DE MEDITACION COMO SERVICIO

El Maestro Tibetano, noveno Pachán Lama ( el grado superior a Dalai Lama en la Jerarquía del Tibet)  dio un Mantra de Luz, Amor y Poder para que la humanidad lograra el fin de la guerra en 1945. Ese Mantra es la invocación por excelencia para resolver cualquier crisis, ya que no existe aspecto esencial que no esté contemplado.

Ese Mantra llamado La Gran Invocación es una plegaria traducida a más de 75 idiomas, un instrumento que permite a la humanidad ocupar su lugar como intermediario entre el quinto reino de la naturaleza y los tres reinos inferiores, para ayudar a que tenga plena expresión el Plan de Dios en la Tierra. Recitarlo diariamente con pleno enfoque nos transforma y transforma nuestro mundo.

Que así sea y podamos cumplir nuestra parte. 

LA GRAN INVOCACION

 Desde el punto de Luz en la Mente de Dios

Que afluya luz a las mentes de los hombres;

Que la Luz descienda a la Tierra.

 

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios

Que afluya amor a los corazones de los hombres

Que Cristo* retorne a la Tierra.

 

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,

Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres

El propósito que los Maestros conocen y sirven.

 

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,

Que se realice el Plan de Amor y de Luz,

Y selle la puerta donde se halla el mal.

 

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra

 

  • Muchas religiones creen en un Instructor Mundial, en “Aquel que viene”, y lo reconocen con diferentes nombres, tales como: El Señor Maitreya, el Iman Mahdi, el Kalki Avatar, el Bodhisattva. Estos términos se utilizan, algunas veces, en las versiones de la Gran Invocación para que pueda ser empleada por las personas de esos credos específicos.

Plan de 16 meses de AVAAZ

Comenzando por una decisiva cumbre climática de la ONU el mes que viene y culminando a finales del próximo año con las negociaciones climáticas más importantes desde la firma del Acuerdo de París.

Podemos ganar:

  • Presionando a los gobiernos para que declaren la emergencia climática y se comprometan con las energías 100% limpias
  • Ayudando a que millones de personas se unan a los valientes jóvenes que irán a la huelga contra el cambio climático más grande de la historia el mes que viene
  • Ofreciendo formación a los líderes más inspiradores de las juventudes climáticas en todo el mundo
  • Enfrentándonos a la oposición de las grandes petroleras y a sus secuaces, ahí donde amenacen con tomarse el poder

ISABELLA DI CARLO 

 

 

HOMBRES FASCINANTES

HOMBRES FASCINANTES

La vida asoció lo masculino a la fuerza y nosotras nos sentimos atraídas de forma innata, por ella. La fuerza se entrelaza a la naturaleza de ellos desde el principio mismo de los tiempos, cuando cazaban mamuts mientras ellas mantenían encendido el fuego y amamantaban a los hijos.

¿Porque si miles de siglos pasaron y casi nada es lo mismo, esa verdad sigue de pie? Porque el cambio y lo que no cambia, son las dos caras de la moneda de la existencia. Debe haber parámetros fijos, para que haya parámetros que se modifican y el conjunto tenga sentido. Puedo pulsar cualquier letra de este teclado y construir a gran velocidad las palabras que desee, puedo porque las letras están siempre en el mismo lugar, fijas, predecibles, estables.

Lo fijo en la creación son las leyes, los principios. Lo cambiante es la consciencia de los seres que progresan a través de los distintos niveles, en ese viaje que les lleva a completarse. El viaje de la luz. El viaje de la consciencia.

Nos gustan los hombres fuertes, porque lo que no cambia, es que en la danza entre lo femenino y lo masculino, las cualidades de uno construyen al otro. La luz de uno, hace crecer al otro. Lo que sí cambia – y mucho – es la definición de fuerza.

En un registro inicial, fuerza fue fuerza física y así sigue siendo en el reino animal, es el macho más fuerte quien se queda con las hembras para que la especie mejore. Que en la dimensión humana el aspecto básico de la fuerza, siga teniendo un lugar de cierta importancia, habla de que necesitamos con urgencia aumentar la claridad, para el bien de todos.

Muchos hombres entrenan sus cuerpos para correr más rápido, nadar más lejos, tener músculos más grandes, levantar mas peso. Los músculos de acero no son sinónimo de fuerza, si flaquea la escala de valores y la voluntad no está templada para cambiar adentro.

Muchos hombres definen su actitud competitiva como fuerza, en realidad solo es actitud competitiva. Cuando la fuerza es verdadera uno lucha por aumentar su consciencia, sus virtudes, sus talentos y lo hace sin competir con nadie, más que con uno mismo.

En cuanto al deseo de dominio cuando la fuerza es verdadera, dominar, coaccionar y oprimir se ven como lo que son, debilidades que causan sufrimiento. Cuando la fuerza es luminosa, uno ofrece lo que es para que otros crezcan. Enseñar, compartir, apoyar son formas naturales de dar. Dar es la nota del corazón.

No pocas veces creen que ser fuertes es ser callados y ser capaces es no pedir ayuda. La realidad es que la verdadera fortaleza emocional es condición de la comunicación profunda, que a su vez es condición del amor. Solicitar ayuda es signo claro de autoestima sana, esa en la que no hay que aparentar ser lo que no se es, ni poder lo que en este momento no se puede. La máscara de autosuficiencia impide construir vínculos hondos, duraderos y enriquecedores.

Muchos definen su éxito financiero como fuerza, sólo es exitoso con el dinero quien lo gana por métodos correctos y lo utiliza con consciencia. Los caprichos, las ostentaciones y la vanidad son debilidades. Es licito conducir un coche caro o llevar un reloj hermoso, siempre que no se presuma de ellos. Si uno presume, carece. Si uno presume delata que esos objetos y el estatus a ellos asociado, le validan. Si los valores son los del tener, falta luz a raudales.

Muchísimos hombres consideran su interés sexual por muchas mujeres, como parte de su virilidad y su fuerza. Expresiones como “muy macho”, “ muy hombre” referidas a infidelidades, promiscuidad y a la sexualidad como una compra-venta, son habituales en todos los países y niveles culturales. Resulta que la consciencia es la consciencia, no sabe de países ni de niveles culturales. No lograr ser fiel, mas que una libertad es una debilidad. No tener capacidad de compromiso, más que una elección es una flaqueza. Los principios, no cambian.

La verdadera fuerza los hace fascinantes. Cuando la poseen son discretos y humildes; tienen, saben, pueden; pero no alardean. Son generosos, dan y disfrutan haciéndolo; no tienen el acento puesto en adquirir, aprovecharse, recibir. Son sencillos y eso se traduce en un aprecio por lo simple, que les hace irresistibles. Expresan sus sentimientos, son sinceros y asertivos. Son valientes, al no temer quieren bien.

Quieren bien en la fase del romance, buscan conocer profundamente a la mujer que están descubriendo, por oposición a impresionarla, y sostienen su interés con coherencia en acciones y palabras. Quieren bien a la madre de sus hijos, se mantienen estables en la fase en que ella necesariamente se retira, sin competir con los niños por su cuota de atención. Quieren bien, si llega el momento de partir y se van noblemente.

No sólo las mujeres, sino el mundo entero necesita más y más hombres que encarnen la verdadera fuerza. Son más hermosos que el cañón del Colorado, e igual de grandes. Más inspiradores que un atardecer, e igual de mágicos. Más necesarios que la lluvia, e igual de fecundos.

Es posible que llamar debilidad a la debilidad, ayude a disipar la confusión y facilite el despliegue de luz, que la verdadera fuerza lleva consigo.

Es posible que ellas pueden contribuir mirándose de forma luminosa, mirándoles de forma luminosa. Ellos no necesitan tener todas las virtudes de la fuerza, para ser magníficos compañeros, pero sí necesitan unas cuantas. No conformarse con hombres que teniendo dificultades, se rehusan a trabajar su carácter, es atesorar lo femenino. Valorarlos, agradecerles, amarlos por la luz que sí tienen, es atesorar lo masculino. Solo así atesoramos el encuentro.

Seguro ellos pueden contribuir, abrazando la luz que en su corazón llevan consigo y así no dejan de crecer, definen bien sus desafíos y honran lo femenino en ellas, en la Madre Tierra y en los frutos recibidos.

 

ISABELLA DI CARLO

CARAVANEAR

CARAVANEAR

 

EL SENTIDO DE LAS CARAVANAS DE SERVICIO

Este es un pequeño relato de cómo los caravaneros han ido conjugando con su propia vida el verbo caravanear, un neologismo que sugiere la conjugación de caminantes y caminos, buscadores de sentido, servidores, navegantes interiores y destinos.

Ejercíamos como médicos en la ciudad de Medellín donde nos juntarnos para hablar de otros modos de ver la medicina, lo que nos llevó a descubrir que además de esas otras visiones nos unía también el anhelo de servir. Con los años aquellos sueños se plasmaron en prácticas de sanación que unían el saber de diferentes sistemas médicos del mundo, y así fuimos entretejiendo en nuestras ciudades modos del antiguo arte de sanar que integraban métodos de la medicina occidental y las antiguas medicinas ancestrales.

Animados por las experiencias clínicas de la aplicación de este modelo integrativo, nos animamos a caravanear, y emprendimos la jornada hacia la primera caravana en la zona de la selva chocoana en los límites entre Colombia y Panamá, una región por la que algunos de nosotros habíamos ejercido como médicos rurales.

Nos sumergimos juntos en ese torrente de vida que brota del presente cuando se olvidan los condicionamientos y las expectativas. Es ese el mismo espíritu que a lo largo de los años ha florecido en cada caravana.

Viajamos en un pequeño avión desde Medellín al pueblo de Turbo, que en ese entonces era aún pueblo pueblo. Cruzamos el mar por el Golfo de Urabá y remontamos por el Atrato hasta las estribaciones de la cordillera del Darién. Luego caminamos por ríos y veredas para llegar a Gilgal, nombre que en el lenguaje bíblico significa la tierra prometida. Gilgal una tierra de agua-selva sobre las últimas estribaciones de la cordillera andina en el Darién, era un paisaje humano de blancos, mestizos, Emberas, Cunas y mulatos. Allí vivían, morían, luchaban, se enfermaban, se curaban y sobrevivían en medio de una naturaleza donde vivir cada nuevo día parecía un milagro.  Servimos, soñamos, compartimos con los lugareños en la escuela de esa aldea de todos y de nadie, aledaña de la selva y de la nada. Fue nuestro primer paso hacia ese espíritu de las caravanas, donde sanando, nos sanamos.  La tierra prometida se convirtió en nuestro propio corazón, sentimos en medio de esperanzas y fatigas cómo nos unía la energía del amor entretejiéndonos a la gente. Permitimos que esa energía fluyera por nuestras manos para responder a la necesidad de aquellos humanos que todo lo agradecen y, salvo a sí mismos, nada tienen. Con ellos soñamos, cantamos, compartimos y alumbramos el camino de las caravanas y las peregrinaciones. Son senderos en los que ya no hay interferencias de esas que crean las creencias, los dogmas, los títulos, o los complejos que en nombre de la realidad objetiva niegan las realidades culturales subjetivas.

Éramos, en ese tiempo de finales del siglo pasado, unos 20 caravaneros. Cada quien, como ahora y como antes, pagaba sus gastos y daba lo mejor de sí. Y la corriente fue creciendo con el tiempo, los afluentes de países con sus gentes incrementaron la corriente de la solidaridad, y fuimos confluyendo centenares en un gran torrente de buena voluntad que aún se congrega año a año en el mes de septiembre, el noveno mes, para parir juntos en el equinoccio la cosecha del servicio.

En el siglo pasado iniciamos el camino, hoy seguimos caminando por el sur y por el norte y los otros puntos cardinales. Por los caminos internos hacia el centro para despertar a la fuerza sanadora del amor incondicional capaz de ordenar y de responder a la necesidad.

Durante años nos convocamos para recorrer los antiguos caminos de los Mapuches, los Callawayas, los Incas, los muiscas, los Quimbayas, los Caribes y los Mayas. Desde el sur del sur en la profunda Araucanía, conformamos corrientes vivas de solidaridad, que ascendieron por Chile y Argentina a través del desierto de Atacama hasta el Perú. Trepamos por las montañas de las cinco patrias andinas, pasando Machupicchu, visitamos la dama de Cao,  el señor de Zipan, y ascendimos por el centro centro en Ecuador hasta esos países por los que Suramérica se sumerge en el Caribe.

En Coylloriti, la isla del Sol, el Titicaca, y la Sierra Nevada de Santa Marta las caravanas encontraron la savia andina de antiguas tradiciones espirituales que ascendieron la sabiduría de los Mamas.

En esa zona de encuentro y transición de las grandes culturas americanas, continuamos rumbo al norte hacia el corazón de la cultura Maya. Fuimos por Chichén Itza, Uxmal y las huellas del meteorito que creó la quinta gran extinción de la vida planetaria.

También caminamos en servicio por la península ibérica celebrando en Toledo el espíritu de la unidad reflejado en la convivencia armónica de las tres culturas.

Montejurra, Guernica, como antes la masacre de Santa María de Iquique, nos convocaron para sanar esas heridas de humanidad que aún gimen en la tierra viva.

Entre las caravanas peregrinamos, y meditamos en los espacios sagrados de la gran jornada humana, como en El Valle de Afar en busca de los orígenes. Desde Axum, la antigua capital de Abisinia, seguimos la ruta de Menelik, hijo de Salomón y la reina de Saba, por los caminos perdidos del arca de la alianza.

Hoy seguimos en Medellín, o en Buenos Aires. En Santiago, Lima, San José, Guayaquil, México, Miami, Lisboa y Madrid, sintiendo que todos los lugares son puntos de partida para caminar unidos por el espíritu de las caravanas, conjugando el verbo caravanear, como un modo de andar amando.  Como modo de ser sirviendo. Como un modo vivir viviendo de verdad: Poniendo el amor en movimiento.

Más de veinte países reunidos, el anhelo de dar lo mejor de sí y el contento indescriptible de sentir la frescura del río del alma que fluye por el cauce del servicio.

En cada gota de nosotros experimentamos el océano de todo. Sobran las palabras cuando el alma silenciosa canta y todos participamos de la danza ritual que vivifica la vida cada mañana al consagrar el alma grupal para fluir en caravana.

Vamos ahora a caminar sirviendo por la tierra que ha unido en un solo cauce las riberas de los incas y los mayas. Llevaremos en el corazón las experiencias vividas en el Valle de Afar y nuestras semillas africanas; invocaremos la amorosa devoción de los peregrinos del Kailash, el Manasarovar y el Titicaca. Evocaremos la consagración de los caminantes de Mongolia por las tierras sagradas de Shamballa.

En septiembre del 2019 regresamos al origen de la sintergética y las caravanas de la vida para celebrar con una gran Caravana de la paz un nuevo punto de partida. Desde  esta patria colombiana decidida a vencer la guerra, desde Medellín, ciudad de la eterna primavera, les damos la bienvenida para que entre todos demos un nuevo paso por la Paz de la tierra.

 Jorge Carvajal Posada

 

 

MEDITACIÓN EN LUNA NUEVA DE LEO

MEDITACIÓN EN LUNA NUEVA DE LEO

La Meditación en la fase de luna nueva ayuda a disolver el cuerpo de deseos. El cuerpo de deseos es divino, pero solo deberíamos usarlo como la naturaleza o la ley lo permite. Sin deseo nada puede hacerse, porque el deseo es la forma reflejada de la Voluntad. El deseo debería siempre servir para ejecutar Buena Voluntad, en cada camino de la vida. No es posible construir el cuerpo etérico, ( templo del alma) si no se ajusta el cuerpo de deseos. Así es como tenemos que trabajar con la luna nueva y la luna llena.

En este año la LUNA NUEVA será: 1 Agosto 05.12 hs (horario españa)

La fase de luna nueva – comienza 31 Julio a las 8.27 hs

La meditación grupal puede ponerse en cualquier momento entre esos dos puntos.

Para tener más información sobre la importancia de la luna nueva y la guía recomendada por favor ver LINK

LEO Y LA LUZ VERDADERA

Durante el periodo en que el sol está alineado con Leo, tenemos una excelente oportunidad de aumentar nuestro autoconocimiento. Conocerse implica sumergirse y permanecer dentro, hasta que la luz del corazón permea la mente y modifica sus motivaciones, cuando las motivaciones están alineadas con el ser, empezamos a conocer el ser.  Somos espirituales cuando llegamos al momento de nuestro desarrollo, en que tenemos una mirada luminosa.

Una mirada luminosa permite ver la luz que encierran las circunstancias y la luz que aguarda revelarse en los demás. Las circunstancias siempre llevaron luz consigo, -tanto las adversas como las favorables-, pero si la mente no se ha asociado a la luz del corazón ( tarea de Leo) no lo vemos.

Para quien tiene la luz de la sabiduría, todo es una oportunidad para mayor luz.

Aumentar nuestra luz, es pasar de los criterios, opiniones y preferencias de la personalidad (que con tanta frecuencia entra en conflicto con el entorno), a los criterios del alma, que no tiene conflicto. Ausencia de conflicto, no es ausencia de dificultades, es esa fluida capacidad de aprender y cambiar, que tiene quien está anclado en su absoluta confianza en la vida. Cuando la confianza en la bondad y sabiduría de la vida está firmemente establecida, el aprendiz siente con Platón que “nada malo puede ocurrirle a un hombre bueno”.

EL BRILLO MUNDANO

Cuando la autodeterminación y voluntad de logro de Leo se expresa a nivel de la personalidad, (como tan frecuentemente ocurre), tenemos opiniones fuertes, deseos que consideramos deben ser satisfechos y necesidad de ser reconocido o incluso, de ser el centro. La literatura de auto ayuda es con frecuencia una programación orientada al logro, al éxito y el brillo en el mundo. Eso tiene un lugar y ciertamente puede ayudar a muchos, pero si no se busca un conocimiento superior, este probablemente acabe por ser una trampa. El desarrollo externo, sin desarrollo interno (virtudes) simplemente no se sostiene.

Es muy frecuente en mi profesión, ver a personas que han tenido todo el éxito a nivel de la personalidad ( dinero, propiedades, viajes, cargos, influencia) y cuando la salud no les permite seguir trabajando o se jubilan, viven hondas depresiones. También es frecuente que en nombre de sus logros, hayan hecho considerable daño en el camino.

Tenemos una sociedad que nos orienta mal: el reconocimiento, la fama, el poder adquisitivo  y ahora con los social media, incluso la imagen y la popularidad, parecen ser los medidores del éxito.  Esa es la brújula con la que se nos propone que nos orientemos.

Cuando solicita consulta psicológica alguien “de éxito”, lo que se ve es:
– un cuadro de ansiedad con ataques de pánico ( y la concomitante constelación de síntomas físicos asociados),
– o un cuadro de irritabilidad con accesos de ira, (que le generan enorme culpa)
– o si el cuadro es muy avanzado, agotamiento y depresión.

¿Qué ha ocurrido? ¿Porque si lograron sobresalir en su carrera como políticos, o en la administración, y tienen sueldos impresionantes de por vida, se sienten miserables? ¿Porque si son empresarios dueños de su negocio, que pueden fijar ellos el cuando y que tan largo de sus vacaciones, pueden elegir sus clientes y proveedores, no tienen libertad sino que son esclavos de la ansiedad, del insomnio, de la tensión?

Lo que ha ocurrido es muy sencillo: hay disociación. La salud psicológica es sinónimo de integridad. Disociar como uno se siente, de la imagen que uno da,  paga un alto precio. Se nos premia en muchos entornos por la imagen de fuerza, de logro, de autoridad, de poder; pero si ellas son una máscara, mantener la imagen requiere un enorme gasto de energía y el sentimiento interior es de ser un fraude, o de lucha permanente. Si se desarrolla el orgullo como defecto del ego, para “tener razón” seremos capaces de mentir, mentirnos y manipular (seguimos hablando de egos fuertes, no necesariamente de personas nacidas bajo el signo de Leo). Todos estos procesos nos alejan de nuestro centro, son nubes densas que impiden que llegue a la personalidad la luz del alma, la luz del sol. A más nubes, menos claridad para las decisiones futuras.

LA VERDADERA LUZ

No somos la personalidad, somos el alma. Cambiar la visión es posible. Lo que para la personalidad es una pérdida injusta, para el alma puede ser una deuda que se salda.  Lo que para la personalidad es una tarea demasiado dura, para el alma puede ser la necesaria disciplina para templar el instrumento.  Lo que para la personalidad es un deseo no cumplido, visto desde el alma quizás sea un favor que la vida nos hizo, evitándonos un problema o una distracción.

Para la personalidad hay expectativas, deseos, condiciones, juicios y prejuicios nublando la visión e interfiriendo en la relación intima, con la vida. La lección de Leo durante el período que cada año se nos regala, es vincularnos con la luz del alma, en nuestro corazón. Cuando la luz del alma está presente, la búsqueda egoísta de la felicidad es un sinsentido; la búsqueda egoísta de la paz, es absurda; la búsqueda egoísta del amor, es ignorancia.

Para los aspirantes que se han consagrado con la debida disciplina y han llevado la enseñanza a la acción, los motivos dejan de ser egoístas y la vida deja de ser un conflicto. De ellos se dice “que son cachorros de león”. Para ellos, la buena voluntad es la única acción inteligente, el dar la única riqueza duradera y la vida el verdadero Maestro.

Que aprovechemos la oportunidad de meditación diaria en Leo,
y la luz de nuestro corazón nos permita ver la luz.

 

ISABELLA DI CARLO

MEDITACIÓN EN LUNA NUEVA

MEDITACIÓN EN LUNA NUEVA

Meditación de Luna Nueva

1- RELACION ENTRE EL TRABAJO DE LUNA NUEVA Y EL DE LUNA LLENA

Las Meditaciones durante las horas de la luna llena le hacen mucho bien a la mente, a los sentidos y al cuerpo, por la razón de que el Alma puede lograr con más facilidad el alineamiento entre estos tres implementos, a través de las energías cooperativas y magnéticas de la época. Las corrientes de luna llena, son útiles para construir el cuerpo etérico, también llamado cuerpo de luz o templo del alma.

La Meditación en la fase de luna nueva ayuda a disolver el cuerpo de deseos. El cuerpo de deseos es divino, pero solo deberíamos usarlo como la naturaleza o la ley lo permite. Sin deseo nada puede hacerse, porque el deseo es la forma reflejada de la Voluntad. El deseo debería siempre servir para ejecutar Buena Voluntad, en cada camino de la vida. No es posible construir el cuerpo etérico, si no se ajusta el cuerpo de deseos. Así es, como tenemos que trabajar con ambas, la luna nueva y la luna llena.

2 – CUANDO ES LUNA NUEVA

Es muy productiva la meditación de luna nueva, si comenzamos a trabajar desde la 13ava fase lunar descendente, incluyendo la 14 fase descendente y terminando en el punto de luna nueva. Cuando pasamos del punto de luna nueva, aunque sea el mismo día, es una fase lunar diferente.

3 – PLEGARIA EL COMPROMISO

Así como el Maestro Tibetano dio instrucciones para el trabajo con la Luna Llena y dio mantrams como LA GRAN INVOCACION, el Maestro Parvathi Kumar ha continuado la enseñanza. Ha entregado una fórmula para la Meditación en Luna Nueva que de ser aplicada regularmente tiene efectos importantes en el bien común y en el meditador.

Aquí tenemos la plegaria en castellano y luego en el idioma preferente: inglés. También la Gran Invocación debe, si es posible pronunciarse en inglés.

EL COMPROMISO

Nosotros, la Humanidad,
percibimos el doble movimiento simultáneo en la Síntesis.

Nosotros, la Humanidad,
aceptamos la disolución de lo indeseable y por ende, su eliminación.

Nosotros, la Humanidad,
invocamos simultáneamente la infiltración de la Energía de Síntesis
en los gobiernos del mundo.

Nosotros, la Humanidad,
Invocamos de lo sutil a lo denso, el concepto inmaculado de gobernar al mundo y evocamos de lo denso a lo sutil a las fuerzas divisorias.

Nosotros, la Humanidad, nos unimos con el corazón y el alma a la Jerarquía
para construir el nuevo orden del mundo.

Que los tres Devas de la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

OM SHANTI – SHANTI – SHANTIHI

THE PLEDGE

We the humanity perceive the simultaneous double movement in Synthesis.
We the humanity accept the dissolution of the undesirable and thereby its elimination.
We the humanity invoke simultaneously percolation of the Energy of Synthesis
into the governments of the world.

We the humanity invoke from the subtle to the gross
the inmaculate concept of governing the world
and evoke from the gross to subtle, the divisive forces.

We the humanity join with heart and soul the Hierarchy, in building the New World Order.
Let the three Devas of Light, Love and Power restore the plan on Earth.

OM SHANTI – SHANTI – SHANTIHI

Comentario

Este es el compromiso de los grupos de buena voluntad de estar disponibles para la transformación. Declaramos que estamos dispuestos a cooperar de acuerdo con el Plan de la Jerarquía para disolver lo indeseable y recibir lo que es deseable.
Se recomienda pronunciar este compromiso en la luna nueva, individualmente o en grupos. Cada acercamiento a la luna nueva significa disolver el presente y desarrollar algo nuevo. Estamos en un tiempo muy crítico. Si estamos interesados, podemos hacer esta contribución de buena voluntad.

Nuestra contribución podrá ser como un grano de arena, pero aun este grano de arena es aceptado. No debemos suponer que podemos hacer más que esto. Debemos enfrentar los hechos, permanecer humildes y no suponer dimensiones mayores en nuestro trabajo. Cuando construimos un buen pensamiento en el plano mental, éste encuentra su propia vía de expresión.

El símbolo de síntesis muestra un círculo que se abre hacia abajo. Hay una V que indica el descenso de la energía desde afuera del círculo. La punta de la segunda V señala hacia arriba y también está dentro del círculo. Estos dos movimientos – uno dirigido hacia abajo, el otro dirigido hacia arriba– fueron recibidos como el derramamiento de la energía del Avatar de Síntesis. Se puede ver a uno de los movimientos como el derramamiento de la Energía de Síntesis, el otro como la elevación de la humanidad. El doble movimiento se refiere a esto.

 

ISABELLA DI CARLO

INCLUYENDO LA MUERTE, COMO PARTE DE LA VIDA

INCLUYENDO LA MUERTE, COMO PARTE DE LA VIDA

“Quien no huye de la muerte, se reconcilia con la vida”

                   Jorge Carvajal

 

El primer paso, la Escucha activa

Hace poco tuve la oportunidad de asistir a un grupo de duelo, dentro del proyecto Al final de la Vida”, una iniciativa que busca entre otras cosas cambiar la idea acerca de la muerte, acompañar a personas que estén en proceso de enfermedad terminal y brindar apoyo a sus familias. Llegué como espectadora, y a medida que escuchaba los testimonios de las personas presentes, se fueron removiendo en mí emociones que tenía guardadas debajo de un montón de pensamientos racionales; cuando llegó mi turno para hablar, surgieron lágrimas que reflejaron un duelo no resuelto y sacaron a la conciencia asuntos todavía pendientes de mirar. La respetuosa escucha de las personas allí reunidas, la serenidad y profunda compasión que se respiraba en el ambiente y los ejercicios propuestos, hicieron que sin proponérmelo saliera con un peso menos encima.

Casi siempre estoy del otro lado en los grupos terapéuticos: escuchando, acompañando o descubriendo pistas para ayudar a las personas a solucionar sus temas pendientes, y esta vez agradecí muchísimo el tener la oportunidad de ser escuchada y acogida amorosamente con mi dolor, especialmente cuando me di cuenta que el proceso de sanar continuó durante la semana, en donde diferentes insight llegaron a mi conciencia para poder dar lugar a las emociones que continuaron saliendo desde ese día.

Haciendo conscientes nuestras creencias

La familia es el lugar donde se producen la mayoría de las creencias que nos acompañan en la vida, muchas de ellas de manera inconsciente determinando nuestras decisiones y creando nuestra realidad. El tema de la muerte está estrechamente vinculado a la cultura, así como las emociones que pueda generar y la manera de gestionarlas.

Si la cultura en la que crecemos nos dice que todo se termina con la muerte, que la separación es definitiva, que es un proceso doloroso donde seremos juzgados y habrá sufrimiento, o que la muerte de nuestros seres queridos es sinónimo de soledad o abandono, es natural desarrollar el miedo a morir y a que personas cercanas mueran, pues la muerte se asemeja a un abismo del que no es posible retornar. El miedo crece tanto, que puede terminar por convertirse en un miedo a vivir, a relacionarse, a desarrollar vínculos profundos, a amar. Si en la mente se “instaló” un programa que dice “muerte=separación=dolor”, inconscientemente se creará una cadena de creencias encadenadas para sostener esa idea, y tendremos un campo minado de situaciones de las que vamos a huir para no sufrir.

Las generaciones actuales somos producto de todas las circunstancias difíciles de la humanidad, entre ellas muchas guerras, epidemias, migraciones y conquistas que tuvieron como resultado la muerte de miles de personas, con la correspondiente carga de dolor atrapada entre nuestros genes y los miles de duelos no resueltos, formando un entramado de hilos inconscientes que nos atrapan y nos mantienen en el miedo a la muerte, y por consiguiente, en el miedo a la vida.

He visto mujeres y hombres “congelados” emocionalmente, sufriendo diferentes consecuencias a nivel físico, emocional, relacional y casi siempre en la generación de los abuelos hay historias de guerra, muerte violenta, pérdida temprana de niños o jóvenes con el dolor profundo que esto representa. He visto corazones que se endurecen para no sufrir con las pérdidas, creando personalidades recias y biologías que terminan por materializar ese congelamiento en forma de arterias y venas obstruidas, porque el miedo a la muerte paradójicamente, nos acerca más a ella.

El duelo, un proceso vital

Los duelos no resueltos nos mantienen en lo que en términos sistémicos llamamos “un impulso de acercarnos a la muerte”, y que yo identifico como un intento de la conciencia por ayudarnos a resolver asuntos pendientes. Es como si acercarnos a la muerte, estar “al borde del precipicio” nos hiciera plantearnos muchas veces la pregunta: ¿te quiero seguir en la muerte o me quedo en la vida?. Estar allí nos lleva a mirar la muerte de cerca y la relación con la persona fallecida, sacando a la luz las emociones que no hemos procesado y dándonos la oportunidad de solucionar lo que no hemos resuelto cuando podemos vivirlo de manera consciente.

Cuando alguien cercano muere y tenemos asuntos pendientes, carencias, cosas no dichas o no vistas, queremos seguirlos, queremos alcanzarlos como para decirles: “Oye!  me hizo falta ese abrazo que nunca me diste!”, “se me olvidó decirte que ….” , “quiero saber por qué te fuiste tan pronto “, “extraño que no hayamos hecho ese viaje soñado juntos” y tantas cosas que a veces no vivimos ni decimos por estar demasiado enredados  en la propia vida.

El problema viene cuando nos negamos al proceso de duelo y seguimos la vida como si nada hubiera pasado, pero en el inconsciente siguen ejecutándose “programas fantasma” que terminan por invadir nuestra personalidad y nuestra vida.

El miedo a la separación definitiva de la muerte, nos hace inconscientemente tener un gran temor a vincularnos, en el fondo es como si dijéramos “si no me vinculo no sufro cuando te vayas” por eso preferimos estar alejados, amar superficialmente o evitar relacionarnos con otras personas.

Recuerdo especialmente el caso de *Rosa, mujer de 52 años que consultaba porque tenía dificultades de pareja, no había podido tener hijos, y tenía depresión. En la Constelación familiar, descubrimos toda una cadena de pérdidas de niños pequeños, abortos, generando trastornos de vinculación entre madres e hijas. Ella estaba rodeada de “un campo de muertos”, de duelos no resueltos, pues lo que sucede con la pérdida de niños en etapas tempranas o los abortos, es que no se habla de ellos para evitar el dolor, y se quedan excluidos del sistema. Ella se aislaba dentro de unas murallas de dureza aparente, de rigidez; llenaba su campo relacional de palabras cortopunzantes para disuadir a las personas a que se acercaran y cuando alguien valiente atravesaba el “campo minado“, ella solo podía resistir el tiempo suficiente antes de volver a llenarse de pánico a “perder” y entonces le alejaba a “punta de empujones” creando un círculo “protector” a su alrededor.  Al final, el miedo a la muerte la llevaba a la soledad de la que huía.

Reconocer, aceptar, incluir, perdonar y perdonarse, hacer el duelo, fueron pasos importantes en su evolución, y en la de otras personas que pasan por situaciones similares, y mirar a la muerte cara a cara le ha ayudado a perder el miedo que la mantenía paralizada.

Acercarnos a la muerte nos acerca a la vida: cambio de paradigmas

Dice el Dr. Jorge Carvajal que “la gran muerte está hecha de pequeñas muertes”, a nivel biológico y también en términos de conciencia. En nuestro cuerpo el proceso de muerte es algo tan natural que sucede todos los días en lo que se llama la muerte celular programada o apoptosis, en donde el organismo se deshace de las células que ya no sirven, y si nosotros hacemos conscientemente el mismo proceso a nivel emocional y mental, deshaciéndonos de lo que no nos sirve, podremos soltar esos nudos que nos mantienen en el miedo. Cuando negamos la muerte y bloqueamos su actividad en el cuerpo, se producen enfermedades como el cáncer, donde hay crecimiento celular sin control. Eso nos hace darnos cuenta que la muerte es necesaria para la vida.

Me sorprenden las culturas que ven el proceso de muerte con respeto, reverencia y también como algo natural por lo que todos tenemos que pasar, confiriendo un carácter sagrado y crucial a todo lo que la rodea. Ver la muerte como un proceso necesario de paso me ha ayudado en mis propios procesos de duelo, y poco a poco mi imaginario a cerca de la muerte se ha llenado de mucha Paz y tranquilidad en la medida en que doy lugar en mi corazón a todos los que ya partieron, reconociendo y aceptando su destino.

Las despedidas son parte esencial de la vida, así como el proceso de soltar y desapegarnos. Es el sentido espiritual que subyace a los procesos de muerte y separación, y hace parte fundamental de los procesos de duelo. Me he dado cuenta que cuando vivimos a plenitud una relación y damos lo mejor de nosotros, hay Paz cuando llega el momento del adiós y aunque sintamos tristeza por la persona que ya no está, podremos más fácilmente continuar en la vida.

Mirar a la muerte de manera cercana, danzar con ella como si fuera un tango, comprender que la necesitamos para evolucionar y trascender, me ha hecho valorar cada vez más la vida y a las personas que están en ella.

Deseo de todo corazón que la muerte sea siempre nuestra amiga para que podamos continuar plenamente en la vida.

*nombre cambiado

Marcela Salazar González

Para aprender más:
  1. www.alfinaldelavida.org
  2. Conferencia La vida antes y después de la muerte: la continuidad de la conciencia. Dr.Jorge Carvajal

 

CÁNCER,  EL MAESTRO EN EL CORAZÓN

CÁNCER,  EL MAESTRO EN EL CORAZÓN

El 21 de Junio entra el sol en Cáncer, se considera importante estar alineados para el Solsticio y durante todo el mes, por la bella oportunidad que el corazón confiere.  Llegar al corazón es la meta de todo buscador sincero.

En términos involutivos este signo se relaciona a los afectos, la familia y los apegos, todo ello vinculado a la forma emocional de vincularse ( por oposición a la forma del corazón). Sin embargo en términos evolutivos Cáncer se relaciona con el amor incondicional y la posibilidad de contactar, en el corazón, con el Maestro.

La entrada del sol en Cáncer podría por tanto, ser empleada para meditar en la siguiente secuencia:

1- Contactar nuestro corazón – El centro de paz y luz que permite elegir bien y confiere la  fuerza para cumplir lo elegido.

2 – Ser guiado por el corazón. Dado que llegar al corazón supone sobreponerse a muchas fuerzas que actúan en sentido descendente – tanto propias como del medio – la tarea de llegar requiere seguir la enseñanza de un Maestro de Sabiduría. Seguirla es la primera forma transformadora de estar en contacto con el Maestro, ya que todos ellos confieren su presencia y su ayuda cuando el aspirante es sincero y constante. Los Maestros recomiendan que al menos leamos una página diaria de alguno de sus libros de sabiduría, hacerlo es transformador.  Gracias a Alice Bailey tenemos la enseñanza del Maestro Djwhal Khul, gracias a Elena Roerich la del Maestro Morya, gracias al Bhagavad Gitta podemos contactar las enseñanzas de Krishna. Con Parvathi Kumar podemos leer a Maitreya el Señor, al Maestro Saint Germain, al Maestro Koot Humi, al Maestro EK y al Maestro CVV entre otros. La sabiduría nos ha sido dada desde todos los ángulos, nos protege, nos guía, nos eleva. Es accesible con la sola condición de que comprendamos que nuestra sed, es sed de luz.

3 – Contactar a un Maestro. Dice el Maestro Parvathi Kumar: “ Es por pura gracia que un buscador encuentra a un Maestro del sendero de Raja Yoga, ya que el Maestro guía, entrena y protege al estudiante de la propensión a caer. Muchos son los beneficios de asociarse con un Maestro en el plano físico, para lo cual el preludio consiste en asociarse regularmente con las enseñanzas del cualquier Maestro del sendero de Raja Yoga.

En primer lugar: el Maestro ratifica longevidad al estudiante.
En segundo lugar: confirma una salud funcional, de manera que el estudiante no quede incapacitado por la mala salud.
En tercer lugar: el Maestro ayuda a resolver los rasgos problemáticos de la personalidad del estudiante. El estudiante tiene una gran posibilidad de caer debido a lo inadecuado de su personalidad. El Maestro ayuda sutilmente para que el estudiante permanezca intacto en el sendero.

4 – Llegar al corazón del Maestro. Quizás nos sea difícil imaginar este estadio, pero si conocemos un instructor real, sabemos que él alude en ocasiones a Su Maestro con un amor absoluto; sabemos que ese amor es el motor de sus acciones y el secreto de su vitalidad inagotable y del orden impecable de su acción. La regla es siempre la misma: la pureza del  corazón del discípulo determinará lo cercano del contacto. El Maestro siempre está disponible, el obstáculo nunca está en Él. Si hay verdadera pureza, el trabajo del Maestro puede ocurrir a través del discípulo, el trabajo siempre es de elevación del medio, de servicio. No hay mayor esplendor que ser canal del Maestro.

(Es interesante saber que comparten el mismo Maestro Abraham Lincoln, Jose de San Martin y Simón Bolívar).

El Maestro y Cáncer

Se nos invita a esta reflexión en Cáncer porque El Maestro da su presencia en el centro cardíaco, y el corazón es regido por Cáncer. Por lo tanto, desde la antigüedad, la Luna llena de Cáncer es celebrada como la luna llena del Instructor. De ahí que el solsticio de verano nos provee con una gran oportunidad para alinearnos a nuestra alma, que aspira a la presencia del Instructor y por lo tanto, recibir la Luz.

La asimilación de la luz

Para que nuestro cuerpo asimile la luz, necesita que el alimento que se ingiere esté lleno de luz – vegetales frescos y frutas que han recibido grandes cantidades de rayos solares, y también agua fresca y jugos. Con buenos materiales, el tejido corporal se refina y podemos construir cuerpos delicados pero poderosos. Las Escrituras, por lo tanto proponen que desde el Solsticio en delante, reorganicemos nuestra dieta, hacer respiraciones conscientes y profundas y absorber los rayos Solares a través del cuerpo. Esto permite un mejor flujo del Prana y construimos una casa ligera y llena de luz para vivir en ella como almas. Es como si volviéramos a entrar de nuevo en las formas de nuestro cuerpo. Nuestras casas deberían también ser puras, llenas de luz y limpias.

Los primeros cuatro grados en Cáncer

Son de importancia particular,  nos dice el Maestro Kumar: “ Si por la correcta orientación, invocamos al Señor hacia nosotros, Él viene y habita de nuevo en nuestros corazones. El Hombre Celestial, actuando a través del Dios Solar, es el original y nosotros somos sus copias. Cuando él entra en nosotros, fortalece su arquetipo en nuestro sanctum interno, el loto cardíaco. Su impulso electromagnético moldea nuestra forma de acuerdo a su forma. Al irse moviendo hacia nosotros y nosotros en él, el Plan solar se ejecuta a través de nosotros. Ésta es la iniciación que recibimos en conexión con el solsticio de verano. Por lo tanto se recomienda, en el solsticio de verano y en Cáncer, la contemplación en el descenso del Dios Solar en nosotros.”

El Curso del Sol hacia el Norte y el Sur

Visto desde la Tierra, existe un curso del Sol hacia el Norte y el Sur. El eje Terrestre realiza un movimiento de inclinación y lo experimentamos como el movimiento aparente del Sol hacia el Sur, hacia el Norte y de regreso.

El significado de los solsticios no depende de que se viva en el hemisferio norte o en el sur, es fácil creerlo dado que cuando en el Norte comienza el Verano, en el Sur comienza el invierno. Desde el punto de vista de la alineación con la energía, ( que un sistema energético menor -el nuestro- se coordine con uno mayor – el zodiaco- ) el Solsticio de Cáncer marca la trayectoria sur del sol para ambos hemisferios, así como el de Capricornio marca la dirección Norte también para ambos.

En el curso del sol hacia el norte, ( los 6 meses desde Capricornio hasta Cáncer) hay un movimiento hacia arriba, fuera de la materia, espiritualmente significa el ascenso del alma sobre la materia. En el curso hacia el sur, ( los siguientes 6 meses) el movimiento lleva hacia la materia.

Advertencia

Si en el momento del solsticio de verano,  con el ángel solar que comienza el proceso descendente la conexión a la luz no se fortalece conscientemente, con facilidad olvidaremos las intenciones del alma en los meses venideros, y nos dejaremos llevar por la actividad cotidiana.

Podemos favorecer la conexión con la luz a través de la meditación, la visualización mental de las energías y el recuerdo. Si lo logramos podemos continuar el ascenso durante el arco descendente del año y emplear el descenso de la energía para una buena manifestación.

Que podamos aprovechar la oportunidad que el mes nos ofrece, visualizando luz dorada en nuestro corazón y meditando de forma regular.

ISABELLA DI CARLO

SERVIR, CIENCIA DE LA CREACIÓN

SERVIR, CIENCIA DE LA CREACIÓN

 

Como nieve derretida por el sol, el agua abundante de la vida fluye por la gracia del amor. Sin el sol del amor el potencial de la vida se queda congelado. Sin la magia del servicio que pone el amor en movimiento, toda vida pierde su sentido.

¿Para qué servimos? La respuesta a esta pregunta es el mismísimo sentido de la vida. Porque vinimos a servir.  “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

Servir es la clave para hacer el vacío. Servir es el secreto de la plenitud.

No hay abundancia mayor que la de darse, ni libertad más grande que la de entregarse. Servir es la ciencia sagrada de la creación.

Todos los elementos de la tabla periódica constituyen el alfabeto básico del lenguaje de la evolución y cada uno está hecho de las mismas partículas subatómicas, de la misma esencia que va fluyendo- sirviendo con sus propiedades- para generar moléculas, tejidos, órganos, organismos y esos organismos mayores que son sociedades y civilizaciones.  Todo, todos, nosotros incluidos, está hecho de esa misma esencia primigenia, que cada instante emerge del vacío en forma de partículas elementales. Todo surge del vacío y a él regresa para renovarse.  En el vacío cada ola se convierte en mar, cada cosa se conecta no localmente con todas las demás.

Desde el vacío todo emerge entretejido al universo, unido a la gran cadena de la vida, en la que todos somos con la tierra una gota del río estelar de la conciencia.

Sólo los poetas pueden expresarlo en palabras, cuando conectados con el alma como Blake, ven un universo en un grano de arena, o cuando, conmovidos, como Juan de la Cruz, nos dicen: … “ y se quedó mi sentido de todo sentir privado, y el espíritu dotado de un entender no entendiendo, toda ciencia trascendiendo” .

Ese paradójico sentimiento de sentir la eternidad en el instante y lo infinito en la partícula, es el fruto de un viaje interior que conduce de los sentidos al sentido, de las apariencias a la esencia, de los valores de tener al valor invaluable del ser que habita en la paz de nuestra pausa.

EL ser habita en el vacío y su potencial se revela con el dar. Nos renovamos, somos, en ese continuo renacer que nos hace nuevos cada instante cuando, al darnos, hacemos el vacío. Recibimos renovado, enriquecido, lo que damos.  Recreamos el infinito potencial del ser cuando morimos en el darnos.

Como padres madres, hijos, hermanos, aprendices, fluimos con nuestros atributos particulares para ser afluentes del río de la vida. Los pequeños manantiales de la familia fluyen a los afluentes de las sociedades que se van reuniendo en este río que llamamos humanidad.  Vamos donde vamos, por la gracia de todos los otros.

El agua, que también somos, nos ha servido como un precioso cristal líquido para portar esa vida que florece por nosotros. Hasta los virus se han incorporado en nuestro genoma para contribuir a lo que somos, y las bacterias se plasmaron en las mitocondrias para servirnos con el fruto de la respiración celular, esa inteligencia adaptativa de centenares de millones de años de evolución.

Cada partícula, cada instante, cada cosa, todo todo, es lo que es porque sirve. ¿Has servido hoy?  ¿Has vivido hoy? Entonces también hoy has sido. Cuando no te entregas, te encadenas. Cuando no te das, no puedes recibir. Sin vacío no hay plenitud posible. El mejor modo para encontrar la felicidad, es hacer felices a otros. La mayor seguridad es la de no tener nada que perder, y sólo pierdes realmente aquello que no das. Sirve, únete hoy a la gran cadena de la vida y siente el potencial de ese amor en movimiento que va tejiendo la gota al océano, el átomo a las galaxias y tu propia humanidad al alma humana.

Jorge Carvajal

Translate »