Semillas de Conciencia para Un Mundo Mejor

FECHAS CLAVES DE ARIES 2020

FECHAS CLAVES DE ARIES 2020

20 de Marzo: Equinoccio – Contemplar en el equilibrio.

23 de Marzo: Fase de Luna Nueva – Con la llegada de la Luna a reunirse con el Sol, ambos en Aries, el año se inicia. El Plan se contacta desde Shamballa y de allí a la Jerarquía. Los discípulos han de meditar en Sahasrara y de allí a Ajna y toda la columna.

23 Marzo al 6 de Abril – PROGRAMA YÓGUICO DEL AÑO – SEMILLA DEL AÑO – Desde la entrada de la luna en Aries los primeros 15 días llevan en si el programa de todo el año ( las 24 quincenas) como una semilla, que se desplegará a lo largo de las otras 23 quincenas. Se les considera 15 días esenciales. La energía disponible permite iniciar y terminar, desbloquear y actualizar, discernir y programar de acuerdo al plan.

Ademas de la importancia que cada año tiene esta quincena del signo cardinal de fuego, por la Crisis mundial, tenemos este año una oportunidad única.

En palabras de Jorge Carvajal: “Tenemos en este momento además de un desbordamiento del mundo involutivo, una gran actividad del mundo dévico, especialmente de los devas del fuego. Muchas formas anteriores, que no corresponden al Plan van a desaparecer. Y seguramente van a emerger en todos los Reinos de la Naturaleza, formas adecuadas a la necesidad del Plan. Todo esto concierne a un gran cambio en el cuerpo del Logos Planetario. Cambio que va a abarcar todos nuestros cuerpos y obviamente va a afectar a la Humanidad entera.

Los devas del fuego son el gran agente de limpieza. Sin la pureza del aire y la transparencia del agua, esta ventana abierta al infinito, no podría dejar pasar la luz del Plan. Ahora necesitamos todos que el fuego transmutador del amor eleve nuestros corazones en esa corriente de aspiración ardiente, que es el campo magnético atractivo de esta gran invocación colectiva.

Mas allá de la dimensión de la catástrofe, podemos ver la dimensión preciosa de la oportunidad

PLEGARIA de LUNA NUEVA : EL COMPROMISO

Nosotros, la Humanidad, percibimos el doble movimiento simultáneo en la Síntesis. Nosotros, la Humanidad, aceptamos la disolución de lo indeseable y por ende, su eliminación. Nosotros, la Humanidad, invocamos simultáneamente la infiltración de la Energía de Síntesis en los gobiernos del mundo. Nosotros, la Humanidad, Invocamos de lo sutil a lo denso, el concepto inmaculado de gobernar al mundo y evocamos de lo denso a lo sutil a las fuerzas divisorias. Nosotros, la Humanidad, nos unimos con el corazón y el alma a la Jerarquía para construir el nuevo orden del mundo. Que los tres Devas de la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

OM SHANTI – SHANTI – SHANTIHI

5, 6, 7 de Abril – Tres días preparatorios para el Plenilunio – Tres días preparatorios para la Luna Llena. Meditar en las energías de restauración, la resurrección, la vida de Cristo, el Plan, la voluntad.

8 de Abril -LUNA LLENA DE ARIES – FESTIVAL DE LA RESURRECCIÓN – Primera Luna Llena Mayor. a las 04.35 CET

9, 10 Y 11 de Abril – Días de importancia para cuidar la primera fase de integración de la energía ( el proceso de integración real toma varias semanas que incluyen el Festival de Wesak y llegan hasta la exteriorización de la energía como Buena Voluntad en la Luna Llena de Géminis)

ISABELLA DI CARLO

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 5

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 5

CARTAS AL CORONAVIRUS

22 de Marzo 2020

Carta 5

Querido virus,
Hoy ha sido un duro día. Tal vez y, a pesar de que a veces sólo veamos horrorizados los efectos, hayas sido, amigo virus, el instrumento empleado por la Madre Naturaleza, para decirnos ¡¡¡basta ya¡¡¡…como un desgarrador lamento. Reconozco que a pesar de todos sus llamados a través de tsunamis, huracanes, tormentas o glaciares derretidos, no nos dimos nunca por aludidos. Ni siquiera escuchamos a los científicos, a los artistas, a los ecologistas y a los místicos, que lo habían advertido, y nos atrevimos a cruzar el límite prohibido, cerrando ojos y oídos a las más contundentes evidencias.

Convertimos en verdades las mentiras y asumimos, en la llamada postverdad, un modo de afirmar la separación y el egoísmo. Pero no es este el momento para juzgarnos o culparnos por jugar a los dioses, sin saber lo que hacíamos. Una inteligencia, tan brillante como exenta de amor, nos iba conduciendo por los laberintos de la corrupción, al fracaso mismo de nuestra propia civilización.
Imagino Covid, que has asumido la vocería de las innumerables formas de vida, sacrificadas en este carnaval de oscuridad, y que vienes a despertarnos a la genuina responsabilidad, esa nota que demarca el nacimiento del verdadero ser humano. Así, querido amigo, que hoy no podemos menos que escuchar los siglos de dolor acumulado, para que asumamos en este renacer, que sólo la responsabilidad, nos podrá llevar a la liberación del Ser.

Querido Virus, siií, ya sé que tu no escuchas, pero a través de ti me he dirigido a ese Gran Misterio en el que tenemos la vida, el movimiento y el ser.
Escuchando el silencio, he intentado comprender amigo, el mensaje que has traído a nuestra especie, con todas sus etnias y culturas sin distingo.

Conmovido, en medio de este profundo dolor de humanidad, siento que una Voz codificada en el símbolo de un humilde virus, ha pretendido que nos escucháramos a nosotros mismos. Y de ese modo, al escucharnos, escuchar al amor total de esa naturaleza, de la que por tantos siglos habíamos nacido, la misma madre, que por nuestra falta de conciencia, destruimos.

Ahora, en este proceso de atención intensa, desde la profundidad de los segundos, quizás podamos ir más allá del instinto de supervivencia, para escuchar el mensaje oculto detrás de la pandemia. Cuando salgamos, por fin, de esta larga y dolorosa noche de la ignorancia, podremos juntos, revelar lo que hace tanto tiempo nos quería decir la voz de la conciencia colectiva. Como si me lo susurraran sus palabras, intuyo que habíamos confundido el ser con el placer, el poder y los sentidos, dejando de dar la nota, que como humanidad nos correspondía en la sinfonía de la vida.

Tengo hoy, amigo, la profunda sensación de estar participando en un trabajo de parto colectivo. Trato de comprender el mensaje de Pablo, cuando dijo: “la tierra toda gime con dolores de parto”. Talvez sea ahora, la hora de cantar todos al unísono con el gran Neruda: ¡Sube a nacer conmigo hermano!

Ya no necesito hablarte a ti. Has sido el interlocutor figurado para tratar de dirigirme a todos sin herir a ninguno. No sé si lo habré logrado, pero la intención ha sido que todos, ¡todos!, podamos asumir lo que no nos da más tiempo. Estamos coronando, en medio de los dolores del período expulsivo, y no tenemos ahora tiempo de vacilar, de devolvernos o aplazar el inminente nacimiento. Nacer o morir es la disyuntiva. Ahora necesitamos todos, plenitud de atención, conciencia plena, manos firmes en el timón y serenidad a toda prueba, para vencer el pánico y orientar a favor de toda la tierra, el poder de esta corriente transmutadora. Apuntemos las velas del alma en la dirección de la vida.

Comprendamos, que no hay nadie allí arriba que pueda estar jugando a los dados con la vida. No vamos a la deriva, estamos ahora naciendo todos a una nueva vida. Que no se pierda tu dolor, que puedas aportar con lo más noble y puro de tu corazón, lo mejor de tu intención, de tu conciencia presente, de tu fe y tu oración, de tu confianza y tu esperanza. De tu meditación.

Invitémonos todos a emerger con la emergencia, para nacer a la plenitud de la conciencia. Unámonos desde el altruismo, para que en este proceso de nacer al presente, la vida sea como una cascada de agua pura, que se renueva permanentemente. Invitémonos a aprender la lección inevitable que se aprende al experimentar, durante el trabajo de parto, la íntima proximidad de la vida y de la muerte.

Enjuguemos las lágrimas del dolor que, al fin de cuentas, en la escuela de la vida todas las lecciones son lecciones del amor. Aportemos, ¡de todo corazón¡ lo mejor de nosotros, para que juntos, ¡juntos!, revelemos en esta emergencia colectiva, que el amor por todos y por todo es como el agua abundante de la vida.

Jorge Carvajal Posada

 

RECITACIÓN DESDE LA INDIA

RECITACIÓN DESDE LA INDIA

RECITACION DESDE LA INDIA

REFLEXIÓN SOBRE LA SITUACIÓN GLOBAL

Invoco mi ser

abriendo mi alma

para pedir bendiciones a un mundo que sufre.

Son todos y tantos los sufrimientos que siempre acompañan al mundo,

que nunca hubo un mundo que no estuviera sufriendo.

Invoco mi ser

a un mundo que no quiere seguir sufriendo

A un mundo que debe de ser distinto, completamente distinto a como ha sido hasta ahora.

Invoco mi ser

a un mundo que tiene que aprender a no abrir puertas infernales,

a creer más,

a saber combinar la fe y el conocimiento.

Invoco mi ser

para que el mundo cierre las puertas infernales

Que cierre la puerta de lobha,

Que cierre la puerta de la codicia,

Que cierre la puerta de moha,

Que cierre la puerta del apego, de la lujuria,

Que cierre la puerta de krodha, del resentimiento.

El mundo tiene que empezar a cancelar,

a no seguir igual,

a no guardar,

a olvidar y perdonar.

El mundo tiene que valorar la dignidad humana,

abusamos del cuerpo de otros y abusamos de nuestro cuerpo.

No hay nada pecaminoso en la sexualidad, lo que es pecaminoso es la degradación,

nos convierte en nada y destruye nuestros sentimientos.

No hace falta definir mucho que es la lujuria,

la estamos viendo en todas partes;

el mundo tiene que aprender,

tiene que aprender a no aprovecharse del infortunio,

no hay codicia más miserable que la codicia en la desgracia,

cuando todo el mundo está sufriendo

cuando todos sufrimos como un mismo mundo,

es ahora cuando debemos de aprovechar y tener la oportunidad de aprender a ser honestos, sencillos y honestos.

Las desgracias nunca vienen solas

viene con más desgracias;

si nuestra mentalidad no se prepara para el dolor,

nunca podremos vencer el sufrimiento en nuestra mente,

el sufrimiento no se confronta sólo con el sufrimiento,

siempre tiene que haber un horizonte donde podernos dirigir,

tener recursos,

hasta que viene la desgracia global o la desgracia personal.

Pensamos que las metas del horizonte podemos lograr,

simplemente añadiendo herramientas a nuestra vida,

quitando y poniendo cosas horizontalmente,

pero cuando viene la desgracia global,

cuando viene el sufrimiento personal completo,

cuando todas las puertas se cierran y no se ven salidas,

es cuando debemos de pararnos, respirar y pensar, no de cambiar cosas, sino cambiarnos a nosotros mismos.

Desnudar nuestra personalidad, quizás es fallida, quizás no vale,

quizás no es la apropiada ya, quizás valió.

No sabemos qué mundo va a quedar después de esta desgracia que nos asola,

saldremos millones a la calle al mismo tiempo,

llenaremos calles y  plazas como en las fotos que vemos cuando el gran mal mundial de la  guerra;

después de la Segunda Guerra Mundial las personas salían a las calles a abrazarse y besarse,

saldremos ahora de nuestros nichos,

de nuestras casas que son entre sepulcro y prisión de confinamiento,

y para algunos más inteligentes, descanso del personaje y un retiro para tomar conciencia.

Y cuando salgamos abriremos y arrancaremos el mundo,

como un automóvil que lo hemos dejado parado,

y después de largo tiempo aún lleno de polvo, andamos;

quizás falle un poco la batería,

pero con un poco más de energía saldremos adelante.

¿Empezaremos y encontraremos el mismo mundo que hemos dejado?

Creo que no.

Estoy convencido de que no.

Estoy convencido de que no nos van a permitir encontrar el mismo mundo.

Estoy convencido de que no nos lo deberíamos permitir a nosotros.

La naturaleza está llena de virus y de cosas;

vivimos inmersos en un mar invisible de muerte y vida.

Por qué asustarnos?

Por qué extrañarnos?

El problema es que nuestra sociedad de progreso y sin evolución, ha fallado.

Y viene fallando sistemáticamente en su propio planteamiento de progreso.

Una sociedad sin justicia social,

sin plataforma de evolución del alma,

una sociedad que ve al hombre como producto,

y como un engaño de creer que el hombre era lo que la sociedad de consumo en sus inicios.

Era el que producía , era el productor, y consumía,

y tenía cierto gobierno sobre sí mismo en la elección.

La globalización ha quitado la fuerza de voluntad y el gusto propio;

ni tan siquiera se cuestiona y se averigua porque estamos hipnotizados con un mismo gusto y una misma voluntad.

Hay un gran problema,

no solamente hay un virus covid19,

hay muchos virus y aún más poderosos que éste.

Están en nuestro corazón y en nuestra inteligencia.

Amigos esto no va bien!

Pero puede ir mejor!

No solamente cuidar vuestro cuerpo,

tenéis la oportunidad de cuidar vuestras mentes y ver vuestras almas.

Pensad en vuestros pecados,

pensad en vuestras miserias.

Que ni tan siquiera el deseo de vivir y sobrevivir que ahora es tan acuciante,

y por lo cual estamos en casa, adentro, nos nuble la vista de lo que tenemos que estar viendo.

No tenemos un problema,

somos el problema,

somos el gran problema.

El Dharma se ha quebrado,

se viene quebrando hace mucho tiempo.

Hemos roto y cruzado la línea roja de protección.

Estamos en buen adharma, en un sólido adharma,

en un silencioso e invisible Mahaasura (demonio) que nos está manipulando.

Ahora es el momento de cantar Rama,

el momento de poner a Rama en nuestro corazón junto con Sita,

de poner alma y a Dios juntos, casados, unidos en nuestro corazón.

Es el momento de ser yogis, de ser devotos, serviciales devotos, de ser psíquicos filósofos.

Es el momento de implorar a la shakti

de implorar a la madre, al poder.

Pronto, pronto tendremos Navaratri,

tiene que ser el más sagrado,

el más profundo,

el más introspectivo de todos los Navaratris.

India está llegando al momento de la decisión,

Europa está llegando al momento del epicentro de la crisis, y se tiene que revertir.

El resto del mundo está sufriendo de muchas maneras,

y otros dicen que ya conocen el remedio para el sufrimiento.

Sin duda será bienvenido porque necesitamos libertad.

Ojalá no nos priven de más libertad,

ojalá no vivamos bajo el miedo de virus 20 o 21.

Yo os animo a ser más yogis que nunca, sólidamente yogis,

sólidamente canalizadores de la fuerza divina para bendecirnos y bendecir a todos.

Somos los canales de la gran oportunidad.

Tenemos que trabajar para todos

en una conciencia unificada,

en nuestra paz mental.

De nuestra capacidad de captar la shakti, la bendición, podremos irradiarla a otros.

Este virus se cura de muchas maneras.

Y hay una que es troncal que es nuestra miserable manera de ser.

Somos destructores codiciosos,

vejamos la dignidad humana de muchas maneras.

No valoramos nuestra energía.

No valoramos nuestra fuerza.

Somos rabiosos, violentos,

que consagramos nuestro ego, en soberbia, en rabia, que hasta la vivimos somatizándola.

Salgamos del Naraka,

salgamos del infierno del hombre,

salgamos por las puertas por las que hemos entrado,

Krodha, moha, lobha,

cólera, apego y codicia.

OM TAT SAT

Swami Shankaratilaka

Director de la Escuela Védica Omline

Escuela Védica Omline

 

CUATRO REGALOS DEL COVID 19

CUATRO REGALOS DEL COVID 19

Vivimos un momento sin precedentes, no porque sea la primera vez que ocurre algo que nos afecta a todos, sino porque somos agudamente conscientes de que en efecto, esto va con todos. Por acción o por omisión, en un grado o en otro, el hambre de millones ya era cosa de todos, así como las guerras, la corrupción política, la contaminación, el cambio climático y tantas otras cosas que clamaban desde hace tiempo DETENEROS. Decían basta; gritaban, parad todos. Pero de alguna forma lográbamos no detenernos, seguir dividiendo el mundo entre aquí y allí; para poder actuar aquí con independencia de lo que ocurra allí. Ya no.

El primer regalo del COVID 19 es impedirnos seguir separando lo que siempre estuvo unido. Él está en todas partes, recordándonos que la vida está en todas partes. Nos recuerda que lo que le pasa a un órgano, le ocurre al cuerpo; lo que le pasa a un individuo, le ocurre a su entorno; lo que le pasa a una cuidad, le ocurre al país; lo que le pasa a un país le ocurre al mundo.

Si fuéramos aún más allá, veríamos que para ayudarnos a ver, actúa sobre la respiración y todo respira. Los animales alados, los de cuatro patas, los de seis y los de cien todos respiran. Los de los océanos y los ríos, respiran. Todo respira y la “otra respiración” la que exhala oxígeno, la que permite la nuestra, la de las algas, las selvas y el árbol debajo del ventanal, está conectada a todo lo demás. Y si fuéramos más allá, veríamos que detrás de la respiración está la pulsación y todo pulsa: el átomo, el sol y las estrellas, todo. Todo tiene una frecuencia característica, el Universo es el diálogo armónico entre ellas.

El segundo regalo del COVID 19 es llevarnos de regreso a casa, dándonos la oportunidad de pasar de detenernos a interiorizarnos, si así lo elegimos. Si nos interiorizáramos el primer regalo, la verdad de la conexión de todo con todo, dejará de ser una idea, un concepto intelectual y se anclará en la vivencia. Lo que se ancla en el sentir siempre abre caminos nuevos. Cuando nos interiorizamos se reúnen por fin el dolor del que huíamos y el amor que siempre aguardó en nuestra profundidad. De la reunión surge la sanación, de la sanación surge la inofensividad; sólo quien está herido, hiere.

Si aceptamos el segundo regalo, interiorizarnos, llegaría el tercero: transformarnos. Cuando nos interiorizamos somos como el capullo, cuando nos transformamos emergemos de la inmersión en el silencio, como mariposas.

Aquí, ahora, detenidos, interiorizados, conmovidos, al borde de las lágrimas surge la pregunta … ¿ Y si el tercer regalo no fuera sólo individual? ¿Y si la oportunidad ahora fuera adquirir la inmunidad colectiva, ante el virus del egoísmo colectivo? ¿Lo imaginan? Ibamos camino de una pandemia de miseria, íbamos a legar un sistema financiero crónicamente enfermo a nuestros hijos y sus hijos. Ya les legamos la extinción de miles especies y el cambio del clima.

Sin embargo y este es el cuarto regalo, lo que COVID 19 nos enseña es que no sabemos cual es el potencial del amor, pero ahora tenemos la oportunidad de descubrirlo.

Quizás este virus sin fronteras, difícil de detener y aislar; vino a enseñarnos que el amor no tiene fronteras; que nada, absolutamente nada puede detenerlo, desviado, ni aislado. Su poder radica en ser la esencia misma de la vida. Todo respira. Todo pulsa y pulsa por amor.

No sabemos cómo va a transformarse el mundo COVID 19 si nos abrimos a recibir tus regalos, pero desde ya te decimos, que estamos en ello y será un privilegio pasar por donde debamos pasar, para averiguarlo.

Resuena en nosotros la voz profética :

“Llegará el día en que después de aprovechar el espacio, los vientos, las mareas y la gravedad; aprovecharemos la energía del amor. Y ese día, por segunda vez en la historia del mundo, habremos descubierto el fuego.”

Teilhard de Chardin

 

ISABELLA DI CARLO

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 4

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 4

CARTAS AL CORONAVIRUS

19/03/2020

Carta 4

Querido Covid19

Meditando sobre el largo alcance de tu intervención, reconozco hoy que los virus como tú, son el prodigio de la evolución de una nanotecnología, conseguida durante los millones de años de evolución de la materia, hasta la vida orgánica.

Imagino ahora los trillones de veces que has debido intentar, hasta lograr la fórmula precisa para abrir la compuerta de la maquinaria celular, que te habría de multiplicar.

Hoy, que percibo tu dimensión infinitesimal, querida nano-partícula, comprendo que te has expandido porque ibas a hombros de un gigante, la humanidad, que garantizó tu reproducción viral. Ahora, que ese gigante empieza a despertar al enorme potencial de su responsabilidad, me anticipo a decirte: adiós querido virus. Has cumplido muy bien tu cometido, pues ni el capitalismo, ni el comunismo, ni las socialdemocracias, ni las dictaduras, ni todas las guerras juntas, habían podido avocarnos a un cambio de tanta envergadura. Ningún sistema político, ninguna religión, ninguna escuela de sabiduría, habría logrado, en tan poco tiempo, hacernos regresar a lo esencial: La vida.

Aunque nos hayas sometido, al aprendizaje colectivo de un encierro estricto para garantizar la supervivencia, nos has abierto de par en par las puertas de la escuela de la vida. Hoy prácticamente todos los alumnos de esa institución abierta, cooperan practicando tus lecciones. Y la más importante de todas estas lecciones esenciales, la de la solidaridad, adquiere proporciones pandémicas. Desde sus balcones cantan hoy en Europa a la esperanza, Italia, Francia, España y Alemania y sus ecos se viralizan en los corazones de Africa, Oceanía, América y Asia.

A pesar de los connatos de epidemias de pánico, victimismo, desolación o resentimiento, brotó querido Covid, una medicina esencial para el sistema inmune colectivo: la gratitud. Como una música del alma, esta condición de comunión y gracia, nos llevó a todos desde nuestros retiros, a aplaudir a los héroes anónimos que están en el frente de esta gran batalla: los trabajadores sanitarios. Ofrecemos nuestras manos limpias, nuestros corazones conmovidos y la corriente solidaria de nuestra vida, para que fructifique la valiente entrega que todos nos ofrendan con sus propias vidas.

Te quiero hablar amigo, como si me pudiera remontar más allá de la tormenta, y así contemplar la multidimensionalidad de esta pandemia, desde la ventana expandida del espacio tiempo del presente. Allí, el observador, el aprendiz y la presencia, es el alma.

Te daré una panorámica apreciado Covid de lo que alcanzaríamos a vislumbrar, si nos saliéramos del tiempo horizontal y pudiéramos entrar en la profundidad del tiempo, donde emerge el mundo de los significados.

Contemplados, ya no en modo de catástrofe, apreciamos cómo los acontecimientos demarcados por la rutina gris de cada día, adquirieron súbitamente una velocidad de vértigo, tal, que nos llevaron a vivir en presente intenso la sincronicidad de los eventos. Salimos todos de un búnker de pseudo-bienestar, sostenido en la inercia de la comodidad y la indiferencia. La pandemia nos lanzó a una singularidad, un big crunch que señaló, más que el final, la oportunidad para generar el big ban hacia la vida nueva.

Este presente, develó en nuestra presencia, un tiempo más significativo que el tiempo prolongado de todos los siglos transcurridos. La realidad inminente de la muerte, valorizó el sentido de la vida y tocamos fondo en el corazón de la familia.

Por primera vez, en décadas, tuvimos un tiempo interior y, a pesar del terror, se comprimieron en cada hogar, restaurantes, gimnasios, estadios y teatros, llevándonos a vivir en espacios pequeñitos, ese misterioso ahora-aquí, donde están infinitamente comprimidas las dimensiones del espacio-tiempo. Cocinas y dormitorios se convirtieron en improvisados auditorios. Y posiblemente para el próximo invierno ya tengamos una explosión de nacimientos, que renovarán la vida.

Jorge Carvajal Posada

 

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 3

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 3

CARTAS AL CORONAVIRUS

18/03/2020

Carta 3

Querido Covid 19:

Te llamaré hoy por tu nombre de pila, y así tendré más confianza para decirte lo que siento. Espero que tus infinitas réplicas fractales, que ocasionan en conjunto la pandemia, entren en resonancia con esa onda mayor de solidaridad, que ha comenzado a neutralizar tu extraordinaria contagiosidad. Aquí entre nos, te digo que has tocado a las puertas del poder político, para enseñarnos a todos, que no es coherente la estrategia de lavarse las manos para eludir responsabilidades. Quizás también, como un ineludible despertador, nos estás animando a comprender las lecciones de amor, escondidas detrás del dolor,  y a  experimentar, desde la vida, que un corazón limpio es la mejor protección contra  todo tipo de contaminación, y sobre todo de la peor de  todas que es la corrupción.

Te confieso, que en estos días de intensa soledad, he llegado a pensar que bien pudieras hacer parte de una magnífica conspiración, para ayudarnos a detener a tiempo, esa catástrofe mayor, representada por la muerte colectiva de las miles de especies que estamos destruyendo.

Ahora, que no escuchamos el fragor del movimiento externo, ahora, que tenemos la posibilidad de viajar al interior y conmovernos, te invitamos a vivir juntos el profundo sentimiento de amor, que nos trae el saber que somos células de un solo cuerpo.

Siento amigo Covid, que ya no podemos, aunque así lo pretendiéramos, dejarte al margen de la trama que enlaza todas las formas de la vida, porque tú también eres una parte de ese gran tejido conectivo. Haremos lo posible para que ocupes el lugar que te corresponde, y de seguro que lo lograremos, si aprendemos a dar la nota solidaria de la humanidad, en este concierto de la creación.

No temas, regresa a tu lugar, ya sabes que no te echaremos al olvido, pues en cada invierno, tu mismo nos volverás a recordar lo importante que es cuidarse, y cultivar, con nuestra propia salud, la salud de todos.

A través de ti, quiero reconocer ante ese Gran Misterio que te contiene y nos contiene, que de nada nos ha servido el poseer lo que tenemos sin tenernos y sin ser, pues esa forma de poder externo nos ha conducido a la peor de las indigencias: la de la indiferencia. No te preocupes, regresa sin venganzas ni victimismos a tu sitio de origen, pues sabemos que el colapso económico del que ahora todos te culpamos, es el resultado de no haber aprendido las lecciones de las grandes depresiones económicas del pasado.

Ya no tiene sentido, amigo, sostener la gran mentira de una abundancia inflacionaria, sostenida en la propuesta de hipotecar la casa, el tiempo y hasta la misma vida. Ya nuestros hijos y nuestros nietos llevaban a cuestas nuestras deudas, y un planeta desértico era la cosecha segura para la descendencia.

De seguir como íbamos, querido Covid 19, estaríamos incubando una pandemia de miseria para generaciones enteras. Pero, por favor, no te alborotes, ni te pongas más virulento, pues hay grandes evidencias que revelan el éxito en tu extraordinario rol, como el más duro y exigente de todos los maestros.

Jorge Carvajal Posada

 

LA MEDICINA DEL AMOR

LA MEDICINA DEL AMOR

Mamá está muy enferma. Le duele todo el cuerpo, tiene fiebre y no puede respirar.

Siempre ha estado a cargo de todos sus 7.700 millones de hijos humanos, más todos los millones de otras especies, alimentándolos, cuidándolos, embelleciendo el hogar y procurando que todos sean felices y estén sanos, pero muchos de ellos se comportan como niños malcriados, egoístas y francamente congelados en actitudes de dolor y violencia que tienen a Mamá a punto de perder todas las fuerzas que generan la vida.

Cuando la Madre para de trabajar y cuidar, todos tenemos que hacerlo y darnos cuenta de qué hemos hecho para enfermarla, qué hemos dejado de hacer según nuestras responsabilidades individuales y qué podemos hacer para contribuir a que Mamá mejore.

  • Si continuamos ensuciando la casa, Mamá seguirá enferma y tendrá que gastar sus pocas energías en limpiar.
  • Si nos peleamos entre los hijos porque unos quieren tener más que otros, los recursos nunca alcanzarán y Mamá se agotará de trabajar para unos pocos, cuando en su corazón hay espacio y amor para todos y no puede permitir que eso suceda.
  • Si contaminamos el aire de la casa por capricho, pereza o ignorancia, Mamá no podrá respirar y seguirá muriendo poco a poco y con ella millones de sus amados hijos.
  • Si nuestro miedo a perderla hace que gritemos y llenemos el espacio de mentiras, mensajes sin sentido, reclamos de los unos a los otros, groserías y violencia de todo tipo, sólo provocaremos su dolor de cabeza y nuestro propio aturdimiento.
  • Si continuamos la forma en que hemos actuado hasta ahora como humanidad perpetuando conflictos, guerras internas y externas, y alejándonos de todos los valores que mamá nos ha querido transmitir, no sólo ella enfermará sino la mayoría de sus hijos también, en un efecto dominó de características impensables.

Es hora de dejar a Mamá descansar.

Es hora de crecer como humanos comprendiendo que sólo siendo mejores hijos, Mamá mejorará y tendremos opción de continuar la vida.

Es hora de reflexionar individualmente en silencio para buscar nuestras propias soluciones y aportar lo mejor de nosotros para todos en el Hogar Tierra.

Es el tiempo de serenar nuestra mente, nuestras voces y gestionar nuestro mundo interno, para que lo que comuniquemos al mundo sea transparente, benéfico y lleno del amor generoso que Mamá nos ha transmitido siempre.

Es hora de ser compasivos, compartir con generosidad y cuidar los unos de los otros, esperando que Mamá mejore.

 

Somos 7.700 millones de Seres humanos que necesitan transformarse desde el interior.

 

Querido herman@: Para, te lo ruego, reflexiona y haz tu parte.

 

Sólo la Medicina del amor puede salvarnos.

 

Marcela Salazar

Coordinadora Un Mundo Mejor

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 2

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 2

Cartas al Coronavirus

17/03/2020

CARTA DOS

Buenos días amigo.   Aunque te pudiera parecer extraño, quiero ser tu amigo  y así  tratar de  comprender el  programa inteligente que se esconde en esa, tu compleja geometría molecular, capaz de hacer creer al disco duro de mis células que  eras uno más de sus programas.  Intuyo que has venido  a dar una asignatura compleja para  la supervivencia de todos, no sólo de la especie humana,  y  no quisiera perderme ni una sola de tus lecciones.

Aprendo hoy, con optimismo, que en aquellos países por donde empezaste a deambular a través del genoma humano, ya te empiezas a retirar. Nos enseñas que terminas tu misión cuando hacemos bien las tareas asignadas, y nos das a entender al mismo tiempo, que  éste no es un problemas de asiáticos, africanos, repúblicas fallidas   o países tercermundistas. Has herido también el corazón del primer mundo, para que aprendamos que el mundo todo nos concierne a todos. ¡Vaya lección de democracia dolorosamente viva!   No son ahora zonas calientes solamente las regiones olvidadas donde la pobreza extrema, la malaria, el dengue, el chikunguña y el zika se han convertido en enfermedades endémicas.   No,  ahora el planeta se recalienta desde el Norte hasta el  Sur, y este prolongado efecto invernadero, físico y social,  ya calcina las especies, que  en todos los océanos y continentes  conforman la gran corriente de la vida .

Trato  de interpretar tu lenguaje, que de tan elemental se nos hacía incomprensible a quienes nos habíamos convertido en expertos para complicar lo que en el fondo  es sencillo. Nos dices, en medio de tu replicación exponencial, que es posible salir del peligroso abismo de la discriminación social :  ¡Ya el diagnóstico oportuno y la terapia  apropiada  no será el privilegio de  las minorías! . Qué bueno amigo es que  las unidades de cuidados intensivos sean también el lugar donde todos sin consideración de raza, sexo, condición social o religión, tendrán una oportunidad  para seguir con vida.

De momento, me despido para seguir en este retiro de aprendizaje intenso. Te escribiré mañana sin falta.

Jorge Carvajal Posada

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 1

HACIA UNA PANDEMIA DE LA SOLIDARIDAD 1

Cartas al Coronavirus

16/03/2020

CARTA UNO

Querido Coronavirus.

Ya sé que vienes de una familia distinguida porque eres de la estirpe de esos ingenieros genéticos que utiliza el ordenador  celular de algunas especies animales  y la especie humana para replicar  su programa. Viéndolo bien, no eres ni bueno ni malo, cumples al pie de la letra el plan que la naturaleza te ha asignado. No tienes ahora más poder que aquel que los seres humanos te otorguemos. Te mueves si nos movemos. Con la incubadora de nuestras manos te proyectas a distancias inverosímiles para tu fragilidad química. Con nuestro  retiro te contraes. Si la humanidad  se aquieta, tú no tienes más remedio que aquietarte.

Lo has hecho demasiado bien, y aunque pienso que te has excedido en tus funciones ocultas para despertarnos del sueño, esto es  quizás porque nosotros no lo hemos sabido asumir con toda la responsabilidad del caso. Sé que no tienes modo de entenderlo  pero, por si acaso, te lo voy a decir: más allá de tu prodigiosa virulencia, has logrado despertar, con nuestra responsabilidad, una onda de solidaridad que frenará tu expansión desordenada. Me atrevo a decirte también  que gracias a ti el mundo no volverá a ser lo que hasta ahora ha sido.. Conquistaremos la fortaleza de una vulnerabilidad  que nos aportará la grandeza de la humildad.  En ella y con ella nos podremos volver a dar de corazón la mano y disfrutar de la democracia del alma . A lo mejor, también gracias a ti, un día  reconozcamos que nacimos a  una cultura sin la contaminación de la discriminación y los combustibles fósiles.  Debilitaste  los valores de la bolsa  pero  has fortalecido la  economía  de los valores humanos.  Que no  se me olvide, querido coronavirus – ahora casi te tengo simpatía- que agradezco un efecto colateral mayor de tu invasión.  Fortalecer el  indispensable movimiento hacia una sanidad pública universal. Aunque es y seguirá siendo por unas semanas muy duro, has venido como un cincel implacable a revelar la belleza de las gemas de la solidaridad y la compasión que ordenan desde adentro nuestro corazón humano.  Gracias¡¡¡¡

Jorge Carvajal Posada

EL GAYATRI, UN HIMNO A LA MADRE NATURALEZA

EL GAYATRI, UN HIMNO A LA MADRE NATURALEZA

La palabra mantra procede del sánscrito. Está compuesta por dos raíces: man, que significa ‘mente’; y tra, que significa ‘protección’. Es decir, la palabra mantra significa, en esencia, protección para la mente.

El Gayatri es el Mantra protector por excelencia. Es una de las oraciones más reverenciadas y poderosas de la sabiduría védica. Se recita mentalmente momentos antes del amanecer y durante el atardecer. Se dice que ayuda en el desarrollo intelectual y a vencer los obstáculos para la evolución. Se atribuye al sabio Vishmamitra.

“Que el Señor ilumine mi mente y me haga pensar de manera correcta

y pueda tomar decisiones adecuadas”.

El Mantra Gāyatrī tiene tres partes: alabanza, meditación y oración. Primero es alabada la Divinidad. Luego se medita en ella con reverencia y por último se ofrece la oración a la Divinidad para que disipe la oscuridad de la ignorancia, despierte y fortalezca el intelecto.

Algunos Beneficios que se le atribuyen:

  • Agudiza la capacidad intelectual y  de adquirir conocimiento
  • Alivia las enfermedades
  • Nos protege de los peligros
  • Proporciona el estado de plenitud
  • Te provee de inagotable fuerza para superar todos los obstáculos
  • Limpia la mente
  • Da sabiduría, prosperidad, pureza y liberación
  • Destruye el karma

“Haz florecer mi inteligencia, elimina la oscuridad de la ignorancia

y permite que se despliegue la sabiduría en mí.”

Gayatra quiere decir Himno, y Gayatrī es su forma femenina, se entiende que es un himno a la Madre naturaleza, Madre Divina o alguna otra forma femenina.

A continuación una traducción palabra por palabra:

OM – El sonido como base del TODO.

BHŪR – Plano físico, Tierra- Materia

BHUVA – Cielo – Atmósfera- Fuerza

SVAHA – Cielo – Paraíso-Conciencia

TAT – Dios o Brahman-

SAVITUR – Aquello de lo cual todo es creado, la luz del alma

VARENYAM – Listo para ser adorado, abrazado

BHARGO – El radiante fulgor espiritual, la luz que confiere sabiduria

DEVASYA – Lo divino

DEEMAHI – Meditamos, contemplamos

DHI YO – Intelecto, voluntad

YO – Que

NAH – Nuestro

PRACHODAYAT – Ilumina

Para escucharlo, puedes acceder a nuestra lista del Canal de Youtube: Canciones por Un Mundo Mejor

REFERENCIAS:

  1. http://sadhakyoga.com/gayatrimantra/
  2. http://oscarmontero.com/significado-del-gayatri-mantra/

 

Translate »